Hablamos de alimentación consciente cuando estás en el proceso de controlar y mejorar tus hábitos alimenticios. No es una tarea fácil, pero tampoco es algo que requiera gran esfuerzo. Sólo hay que dar el paso.

Se ha demostrado que mejorar la alimentación causa pérdida de peso, reduce los problemas digestivos y ayuda a sentirte mejor

Nuestro objetivo es que puedas apreciar mucho más los alimentos, los conozcas y descubras que hay mucho más en ellos de lo que nos muestran en la televisión o en la publicidad.

¿De qué trata la alimentación consciente?

Hablamos de tener una alimentación consciente, basada en la atención plena, un concepto budista.

La atención plena es una forma de meditación que te ayuda a reconocer y hacer frente a tus emociones y sensaciones físicas. Ha ayudado a tratar muchas afecciones, incluidos los trastornos alimentarios, la depresión, la ansiedad y diversos comportamientos relacionados con los alimentos.

La alimentación consciente consiste en utilizar la atención plena para alcanzar un estado de atención total a tus experiencias, antojos y señales físicas al comer

 

Fundamentalmente, la alimentación consciente implica:

  • Comer despacio y sin distracciones
  • Escuchar señales de hambre física y parar de comer cuando ya estemos llenos, así tengamos más comida
  • Involucrar todos tus sentidos notando colores, olores, sonidos, texturas y sabores
  • Aprender a lidiar con la culpa y la ansiedad por la comida
  • Comer para mantener la salud y el bienestar en general
  • Notar los efectos de los alimentos en tus sentimientos y figura física
  • Apreciar tu comida

Lo anterior te permite reemplazar los pensamientos y reacciones automáticos con respuestas más conscientes y saludables.

¿Por qué deberías tener una alimentación consciente?

En nuestra sociedad acelerada, nos enfrentamos a una gran cantidad de opciones de alimentos todos los días. Además de eso, las distracciones han desviado nuestra atención en el acto de comer; hacia televisores, computadoras y Smartphones.

Comer se ha convertido en un acto inconsciente, un trámite veloz. Esto puede ser problemático, ya que en realidad le toma al cerebro hasta 20 minutos darse cuenta de que está lleno

Si comes demasiado rápido, la señal de plenitud puede no llegar hasta que ya hayas comido demasiado. Al comer conscientemente, recobras tu atención y disminuye la velocidad al comer, haciendo que comer sea un acto intencional en lugar de uno automático.

Además, al aumentar tu reconocimiento del hambre física y las señales de saciedad, podrás distinguir entre el hambre física y la emocional. Podrás aumentar tu conocimiento de los disparadores que te empujan a comer, en momentos que no necesariamente tengas hambre.

Al conocer esos disparadores, podrás crear un espacio entre ellos y la respuesta. Eso te da el tiempo y la libertad para elegir realmente tu respuesta.

Alimentación consciente y pérdida de peso

Es un hecho bien conocido que la mayoría de los programas de pérdida de peso no funcionan a largo plazo. Alrededor del 85% de las personas con obesidad que pierden peso, tienen efecto rebote, vuelven o exceden su peso inicial en unos pocos años.

Comer en exceso, la comida como reemplazo emocional, comer afuera y las comidas en respuesta a los antojos de alimentos, se han relacionado con el aumento de peso luego de una pérdida de peso exitosa: efecto rebote, y más.

La exposición crónica al estrés también puede desempeñar un papel importante en la sobrealimentación y el desarrollo de la obesidad. La gran mayoría de los estudios están de acuerdo en que la alimentación consciente ayuda a perder peso al cambiar los comportamientos alimenticios y reducir el estrés.

Al cambiar tu forma de pensar acerca de la comida, los sentimientos negativos que pueden estar asociados con la alimentación se reemplazan por la conciencia, el autocontrol mejorado y las emociones positivas

Cuando se abordan las conductas alimentarias no deseadas, aumentan las posibilidades de éxito a largo plazo para perder peso.

Comidas conscientes y conductas alimenticias poco saludables

Además de ser un tratamiento eficaz para reducir la ansiedad al comer, también se ha demostrado que los métodos de alimentación consciente reducen:

  • Las comidas emocionales: comer en respuesta a ciertas emociones.
  • Las comidas fuera de horario: comer en respuesta a señales ambientales relacionadas con los alimentos, como la vista o el olor de los alimentos.

Comportamientos alimenticios poco saludables como estos son los problemas más comúnmente reportados entre las personas con obesidad.

La alimentación consciente te brinda las habilidades que necesitas para lidiar con estos impulsos. Te pone a cargo de tus respuestas, en lugar de actuar sobre ellas sin pensar

¿Cómo practicar la alimentación consciente?

Para practicar la atención plena, necesitarás una serie de ejercicios y meditaciones. Muchas personas les resulta útil asistir a un seminario, un curso o taller en línea sobre mindfulness o mindful eating.

Sin embargo, hay muchas maneras simples de comenzar, algunas de las cuales pueden tener poderosos beneficios por sí mismas:

  • Come más despacio y no apures tus comidas
  • Mastica bien y despacio, toma tu tiempo
  • Elimina las distracciones apagando el televisor y alejando el teléfono
  • Come en silencio
  • Concéntrate en cómo te hace sentir la comida
  • Deja de comer cuando estés lleno
  • Pregúntate por qué estás comiendo. ¿De verdad tienes hambre? ¿Es saludable?

Para empezar, es una buena idea elegir una comida por día, para centrarse en estos puntos.

Una vez que domines esto, la atención plena se volverá más natural. Entonces puedes concentrarte en implementar estos hábitos en más comidas

La alimentación consciente es una herramienta poderosa para recuperar el control de tu alimentación.

Si has fallado con las “dietas” convencionales en el pasado, definitivamente esto es algo que debes probar.

Este es un artículo basado en evidencia de los expertos de Authority Nutrition. Adaptado por Funcional, 2019