La leptina, una hormona recientemente descubierta, regula el peso corporal al suprimir la ingesta de alimentos y/o al aumentar el gasto de energía.

La leptina es una hormona muy poderosa e influyente producida por las células grasas. La ciencia ha descubierto que la leptina es el regulador metabólico más poderoso que le dice a tu cerebro si debes tener hambre, comer y engordar más.

Básicamente, la leptina es la forma en que tus reservas de grasa le hablan a tu cerebro para que sepa cuánta energía está disponible y, lo que es más importante, qué hacer con ella.

En un mundo perfecto, a medida que aumentas de peso, secretas más leptina de tus células grasas. A su vez, esto le dice a tu cerebro que tienes suficiente grasa almacenada, por lo que reduce tu apetito y le envía mensajes para ayudarlo a quemar grasa.

¡Pero hay un problema!

Desafortunadamente muchas personas tienen algo llamado “resistencia a la leptina”. Esto significa que no importa cuánta leptina crees a partir de tus células grasas, el cerebro no la ve. Esto lleva a una cascada de tu cerebro pensando que te estás muriendo de hambre, por consiguiente quemas menos calorías, tu apetito se agota y, finalmente, ¡cada porción de comida que comes se almacena en tu vientre!

Hasta que no abordes la resistencia a la leptina, ¡no perderás peso!

Niveles óptimos de leptina

Tu objetivo es mantener la leptina por debajo de 12, aunque mejor no demasiado bajo. Los investigadores han descubierto que las leptinas demasiado bajas se han asociado con la demencia o el Alzheimer.

Los niveles de leptina ahora se pueden medir con un simple análisis de sangre. Los niveles no saludables son superiores a 12 están relacionados con el aumento de peso, el envejecimiento acelerado, el aumento del riesgo de infertilidad, la diabetes y el ataque cardíaco. Además, los niveles altos de leptina están asociados con la grasa del vientre y numerosos cánceres.

La leptina aumenta si no duermes bien y si estás sometido a algún tipo de estrés.

La conexión con la tiroides

Si tienes dificultades para perder peso, te recomendamos que revises tus niveles leptina. Recuerda que necesitas tener menos de 12 para bajar de peso.

Desde la perspectiva de la tiroides, si tus niveles de leptina están por encima de 12, comúnmente verás una T3 baja (la hormona tiroidea más metabólicamente activa) y una T3 reversa elevada. Esto no es bueno para aquellas personas que tratan de perder peso.

La medicación para la tiroides Synthroid (Levotiroxina) es un medicamento T4 y debe usarse con cierto grado de precaución cuando se observan niveles altos de leptina. En esta conexión tiroidea la T3 reversa significa que la T4 no se está convirtiendo de manera efectiva en la hormona que realmente hace el trabajo metabólico, la T3.

El camino a seguir:

Te vuelves resistente a la leptina al comer una dieta malsana llena de azúcar, granos refinados y alimentos procesados.

La solución es comer una dieta que haga hincapié en las grasas buenas y evite los picos de azúcar en la sangre. Básicamente, una dieta que enfatiza las grasas saludables, las carnes magras y los vegetales, y restringe el azúcar y los granos.

Referencias:
Ronald Grisanti DC, DABCO, DACBN, MS
Kozlowska, Rosolowska-Huszcz. Leptina, tirotropina y hormonas tiroideas en mujeres obesas / con sobrepeso antes y después de dos niveles de déficit de energía. Endocrina. Julio de 2004; 24 (2): 147-53.
Hsieh CJ1, Wang PW, Wang ST, Liu RT, Tung SC, Chien WY, Lu YC, Chen JF, Chen CH, Kuo MC.Serum leptina concentraciones de pacientes con cambios secuenciales en la función tiroidea. Clin Endocrinol (Oxf). Julio de 2002; 57 (1): 29-34
Ríos, Cisternas, Arrese, Barja. ¿La enfermedad de Alzheimer está relacionada con el síndrome metabólico? Un enigma de señalización Wnt.Prog Neurobiol. 2014 jul