La Reacción de Relajación es un enfoque simple y efectivo para aliviar la mente y el cuerpo del estrés. Fué descubierta por el Dr. Benson de la Escuela de Medicina de Harvard, quien la recomienda de forma rutinaria para tratar a los pacientes que padecen afecciones cardíacas, presión arterial alta, dolor crónico, insomnio y otras dolencias físicas.

La Respuesta de Relajación es un estado físico de descanso profundo que cambia las respuestas físicas y emocionales al estrés… y lo opuesto a la reacción de lucha o huida”. – Herbert Benson, MD

¿Qué pasos seguir para la Reacción de Relajación?

  1. Siéntate en silencio en una posición cómoda.
  2. Cierra los ojos.
  3. Relaja profundamente todos tus músculos, comenzando por tus pies y progresando hasta tu cara. Mantenlos relajados.
  4. Respira por la nariz. Toma conciencia de tu respiración. Mientras exhalas, di la palabra “uno” o cualquier sonido agradable y relajante, preferiblemente sin significado o asociación, para evitar la estimulación de pensamientos innecesarios. Y hazlo en silencio para ti mismo
    • Por ejemplo, inhalar… exhalar, “uno”, inhalar… exhalar, “uno”, y así sucesivamente.
    • Respira fácil y naturalmente.
  1. Continúa por 10 a 20 minutos.
    • Puedes abrir los ojos para verificar la hora, pero no uses una alarma.
    • Cuando termines, siéntate en silencio durante varios minutos, primero con los ojos cerrados y luego con los ojos abiertos
    • No te pares por unos minutos

Algunos beneficios que tendrás a seguir esta técnica:

  • Disminución de la frecuencia cardíaca
  • Disminución de la presión arterial
  • Frecuencia respiratoria baja
  • Pulso más bajo
  • Disminución del consumo de oxígeno
  • Disminución de la tensión muscular
  • Reducción de la hormona cortisol
  • Reducción del neurotransmisor noradrenalina

No te preocupes si no consigues un nivel profundo de relajación al comienzo. Mantén una actitud pasiva y permite que la relajación ocurra a su propio ritmo. Cuando ocurran pensamientos que distraigan, trata de ignorarlos al no detenerte en ellos y volver a repetir “uno”. Con algo de práctica, la reacción debería venir con poco esfuerzo.

Practica esta técnica una o dos veces al día, pero no dentro de las dos horas después de cualquier comida, ya que los procesos digestivos parecen interferir con la activación de la Reacción de Relajación.