El té verde es el que viene de la planta.  Está lleno de antioxidantes y es una bebida muy fácil de preparar. Sólo después de que se fermenta se vuelve té negro y pierde gran parte de esos fitonutrientes.

Ingredientes:

  • 5 tazas de té verde frío (consigue el té verde natural, en bolsita o en rama)
  • 1 cucharada de miel o algún otro endulzante
  • Jugo de 3 limones verdes

Preparación:

Vierte agua de soda en un recipiente y mucho hielo.  Revuelve los ingredientes y sirve.

Nota: como era de esperarse, los métodos de cultivo y los climas de distintas zonas ha dado lugar a una estratificación de las variedades: se dice que las japonesas son más sanas que las chinas, pero no tenemos todavía quién certifique estas calidades. Por lo pronto, comencemos a indagar de dónde vienen los que vamos a comprar y pidamos mejor información al consumidor.