Alivia el estrés rápidamente con las siguientes estrategias. Intenta incorporar estos comportamientos fáciles en tu rutina diaria. Te calmarán casi al instante y, con el tiempo, podrían mejorar tu nivel de estrés cotidiano.

1. Escribe tus sentimientos

Anotar lo que tienes en mente ayuda a expresar tus preocupaciones y miedos. Y con el tiempo, puede ayudarte a identificar los problemas específicos o los patrones de pensamiento negativos que contribuyen al estrés, por lo que puedes tomar medidas para resolverlos.

Según el Centro Médico de la Universidad de Rochester, llevar una libreta o un diario, ayuda a reducir la ansiedad o depresión en tiempos de crisis, y reflexionar al respecto. (1)

Además, según un estudio publicado en noviembre de 2012 en la revista Psychological Science, escribir tus pensamientos en una hoja de papel y tirarla a la basura después también puede ser efectivo. Así que desechar tus pensamientos escritos podría ayudarte a despejar tu mente.(2)

No hay una forma correcta o incorrecta de escribir un diario; todo lo que tienes que hacer es tomar un lápiz y dejar que todo fluya

2. Prueba un poco de música, incluso baila

¿Recuerdas esa sensación cuando suena una gran canción que te gusta? Es un sistema de alivio de tu cuerpo. En un estudio publicado en la revista Progress in Brain Research, revela que escuchar música equilibra la respuesta al estrés al reducir los niveles de la hormona cortisol y el azúcar en la sangre. (2)

Escuchar música con el propósito de relajarse -en lugar de tenerla simplemente en segundo plano- produce los mayores beneficios

3. Acaricia a tu mascota

Compartir el tiempo con un amigo peludo aumenta la producción de oxitocina, la llamada hormona del amor, que aumenta la sensación de cercanía y bienestar. Según la Asociación de Ansiedad y Depresión de Estados Unidos, una mascota amortigua la producción de la hormona cortisol y ayuda a detener los sentimientos como el estrés y la ansiedad. (3)

Si no tienes mascota propia, pasa algún tiempo con la de un vecino. Ofrécete a sacar el perro del vecino a dar un paseo

4. Prueba un poco de lavanda

El aroma de lavanda tiene un efecto calmante que puede mejorar tu estado de ánimo y reducir la ansiedad.

La lavanda contiene varios compuestos que parecen activar receptores calmantes en el cerebro en estudios con animales, según lo indica un estudio publicado en Molecules en 2015. Y los efectos son casi instantáneos. (4)

Otro estudio publicado en el Journal of Advanced Nursing descubrió que los pacientes de cuidados intensivos que olían lavanda reportaban sentirse más positivos y menos ansiosos. (5)

Agrega dos o tres gotas de aceite esencial de lavanda a dos tazas de agua, luego sumerge un paño en la mezcla y frótalo alrededor del cuello

5. Toma una respiración profunda

Tal vez, todo lo que realmente necesitas es hacer una pausa y respirar bien.

La respiración profunda del vientre absorbe más oxígeno que las respiraciones menos profundas del pecho que tomamos cuando estamos estresados, según una publicación en Harvard Health Publishing. Ayuda a que los latidos del corazón sea un poco más lentos y a que la presión arterial baje, enviando a tu cerebro el mensaje de que es hora de calmarse.

Para aliviar el estrés rápidamente, deja de hacer lo que estás haciendo y siéntate en una posición cómoda. Respira profundamente por la nariz, permitiendo que tu abdomen se expanda lo más posible. Exhala, manteniendo tus labios en forma de O (como si estuvieras silbando), hasta que salga todo el aire de tu vientre. Repite lentamente hasta 10 veces