Seguramente has escuchado sobre los beneficios de la cúrcuma para nuestra salud (Curcuma longa L.). Pero un secreto que pocos saben es cómo “desbloquear” sus poderosos nutrientes para que nuestro cuerpo pueda aprovecharlos al máximo.

La curcumina, un componente clave de la cúrcuma está asocia con la protección de la salud en las personas, y está documentada en la literatura científica como un apoyo esencial para los sistemas cardiovascular, neurológico, metabólico, inmune y celular.

Cúrcuma con pimienta negra

Una forma popular de hacer que los compuestos en la cúrcuma sean más biodisponibles (absorbibles y utilizables para nuestro cuerpo) es combinarla con otra especia popular para cocinar: la pimienta negra.

Sólo una porción muy pequeña de la cúrcuma se asimila cuando la consumimos sola, de forma aislada y sin algún otro ingrediente.

Es por eso que muchos expertos sugieren consumir cúrcuma junto con pimienta negra (Piper nigrum). La pimienta negra contiene un compuesto único “bio-potenciador” conocido como piperina que aumenta significativamente la biodisponibilidad de la cúrcuma, de hecho, lo hace en hasta un 2,000 por ciento.

Esta es la razón por la cual muchos productos de suplementos de cúrcuma y curcumina en el mercado contienen pimienta negra o piperina.

Cúrcuma fermentada

A través de la fermentación aumenta el poder de la cúrcuma, incluso mejor que la pimienta negra. Ya que sus componentes activos pueden extraerse y hacerse más potentes. Existe evidencia que el exceso de pimienta negra puede interferir con un proceso conocido como glucuronidación en nuestro cuerpo, que es necesario para eliminar las toxinas.

En pocas palabras, demasiada pimienta negra puede causar una acumulación de xenoestrógenos (productos químicos nocivos que se encuentran en el plástico y otros productos cotidianos) y toxinas que de otro modo se eliminarían rápidamente del cuerpo. Cuando se fermenta la cúrcuma hay poco o ningún riesgo de este tipo de complicaciones. Incluso, en términos de cómo afecta al hígado, se demostró que la cúrcuma fermentada funciona como hepatoprotectora, lo que significa que protege al hígado del daño.

También se demostró que la cúrcuma fermentada ayuda a mejorar la función de desintoxicación del hígado.

Una investigación publicada por la Sociedad Coreana de Microbiología y Biotecnología Aplicada encontró que la cúrcuma fermentada es un poderoso antiinflamatorio, que posee la capacidad de inhibir las citocinas proinflamatorias de manera mucho más efectiva que cualquier otra forma conocida de cúrcuma.

Actúa contra las bacterias

Además, la cúrcuma fermentada brinda protección de amplio espectro contra bacterias dañinas como Escherichia coli (E. coli), Streptococcus agalactiae, Staphylococcus aureus (Staph), Enterococcus faecalis, Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (MRSA), Klebsiella neumoniae y Pseudomona aeruginosae.

Reduce el colesterol alto

También puede ser un arma poderosa contra el colesterol alto, también conocida como hiperlipidemia. Si bien, la curcumina no fermentada mostró beneficios mínimos o nulos durante la evaluación, su contraparte fermentada redujo significativamente los niveles de lípidos en suero en los modelos de prueba.

Ayuda a bajar de peso

Una investigación realizada en Corea del Sur descubrió que el consumo de cúrcuma fermentada puede alterar la expresión de ciertos genes involucrados en la acumulación de lípidos, evitando la acumulación de grasa en el cuerpo.

¿Cómo preparar cúrcuma fermentada en casa?

Preparación #1

Ingredientes:

  • 1 bulbo de cúrcuma
  • ½ cucharadita de sal rosada
  • 200 ml de agua sin clorar filtrada

Paso a paso:

  • En un frasco de vidrio disuelve la sal en el agua
  • Pela y rebana la cúrcuma y añádela a la salmuera
  • Sumerge la cúrcuma
  • Deja reposar alrededor de 7 días hasta que las rebanadas estén gaseosas y amargas.
  • Almacena en el refrigerador y disfruta con todas tus comidas.

Preparación #2

Ingredientes:

  • 1 racimo de cúrcuma
  • Granos de pimienta negra
  • Vinagre de manzana

Paso a paso:

  • Rebana el racimo de cúrcuma y coloca los trocitos en un frasco de vidrio
  • Añade unos cuantos granos de pimienta negra (esto aumenta la biodisponibilidad)
  • Cubre con vinagre de manzana
  • Guarda en el refrigerador y disfruta

 

Evidencia:
Hewlings, S. J., & Kalman, D. S. (2017). Curcumin: A Review of Its’ Effects on Human Health. Foods (Basel, Switzerland), 6(10), 92. doi:10.3390/foods6100092 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5664031/
Influence of piperine on the pharmacokinetics of curcumin in animals and human volunteers. Planta Med. 1998 May;64(4):353-6. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9619120
Abou-Elkhair, R., Ahmed, H. A., & Selim, S. (2014). Effects of black pepper (piper nigrum), turmeric powder (curcuma longa) and coriander seeds (coriandrum sativum) and their combinations as feed additives on growth performance, carcass traits, some blood parameters and humoral immune response of broiler chickens. Asian-Australasian journal of animal sciences, 27(6), 847–854. doi:10.5713/ajas.2013.13644 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4093167/
Curcumin: A Review of Its’ Effects on Human Health. Foods. 2017 Oct 22;6(10). pii: E92. doi: 10.3390/foods6100092. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29065496
Zhang, Y., Henning, S. M., Lee, R. P., Huang, J., Zerlin, A., Li, Z., & Heber, D. (2015). Turmeric and black pepper spices decrease lipid peroxidation in meat patties during cooking. International journal of food sciences and nutrition, 66(3), 260–265. doi:10.3109/09637486.2014.1000837 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4487614/