Ingredientes

  • Una pierna de cabrito de cualquier edad
  • 1 cebolla cabezona finamente picada
  • 1 diente de ajo picado
  • ¼ taza de manteca de cerdo o de aceite de cocina
  • ¼ taza de vinagre
  • Cilantro, color al gusto
  • Sal marina, comino y pimienta al gusto

 Preparación

Lava bien la pierna de cabrito para evitar que tenga cualquier olor fuerte. Luego adóbala con el resto de ingredientes y déjala conservar así por 2 días. Pasado este tiempo sácala del adobo, envuélvela en papel aluminio y ponla en el horno, precalentado a 300 °F, por 2 horas.

Una vez se saca del horno, la pierna de cabrito se deja reposar antes de ser cortada en láminas, que se comen acompañadas de arepas amarillas, yuca cocida y ají.

Si se quiere preparar cabro asado al horno, hay que tener en cuenta que la carne es un poco más dura y las presas deben cocinarse previamente por 3½ horas, con sal, ajo, cebolla y cilantro. Ya cocinadas, se dejan enfriar y se adoban con sal, comino, pimienta, ajo machacado, color y ½ taza  de manteca de cerdo. Una vez condimentadas, las presas se llevan al horno a una temperatura de 350 °F, hasta que doren. La carne no debe perder su humedad, así que se puede usar una mezcla de cerveza y adobo para hidratarla.

 

Esta receta de Santander es tomada de la Biblioteca básica de cocinas tradicionales de Colombia, del Ministerio de Cultura, del año 2012. El tomo 10, Paseo de Olla, recetas de las cocinas regionales de Colombia, cita 1,200 recetas tradicionales. Sus autores, Enrique Sánchez y Carlos E. Sánchez mencionan como fuentes de esta receta a Estrella de los Ríos, María Josefina Yances y Simón Karl Bühler (2008).