Una vez que tengas presión arterial alta, se espera que la controles y la trates por el resto de tu vida. Existe la posibilidad de que la presión arterial alta vuelva a la normalidad con los cambios en el estilo de vida, es un desafío que hoy muchos lo están asumiendo y están viendo los resultados.

Por lo general, tanto los cambios en el estilo de vida como los medicamentos son necesarios para mantener un objetivo de presión arterial.

El tratamiento también reducirá en gran medida la posibilidad de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y otras complicaciones relacionadas con enfermedades cardíacas.

Con una atención cuidadosa y un monitoreo adecuado, puede llevar una vida saludable

Cambios en la dieta

Una alimentación saludable es una forma efectiva de ayudar a bajar la presión arterial alta, especialmente si solo está ligeramente elevada. A menudo se recomienda comer alimentos bajos en sodio y bajos en sal y altos en potasio.

La dieta de Enfoques dietéticos para detener la hipertensión es un ejemplo de un plan de alimentos prescrito por los médicos para mantener la presión arterial en orden. La atención se centra en alimentos bajos en sodio y bajos en colesterol, como frutas, verduras y granos integrales.

Algunos alimentos saludables para el corazón incluyen:

  • manzanas, bananos y naranjas
  • brócoli y zanahorias
  • arroz integral y pasta integral
  • legumbres
  • pescado rico en aceites grasos omega-3

Los alimentos a limitar son:

  • alimentos y bebidas con alto contenido de azúcar
  • carne roja
  • grasas y dulces

También se sugiere no consumir alcohol en exceso al tratar de controlar la presión arterial alta. Los hombres no deben tomar más de dos tragos al día. Las mujeres no deben tomar más de un trago.

Esta es la guía básica para seguir una dieta para hipertensión:

Proteína Evitar toda carne procesada: salchichas, jamones, tocino.  Comer la versión más natural posible de pollo, pavo, pescado, marisco, cordero, conejo, huevos, carnes silvestres y aún así en pequeñas cantidades
Productos lácteos y alternativas a ellos Evitar todo producto lácteo.  Se permiten las alternativas a los lácteos: coco, cáñamo, arroz, avena, almendras hechas en casa (para evitar los azúcares añadidos) y los lácteos de cabra
Grasas y aceites Evitar todos los aceites no extraídos en frío. Se permiten extraídos en frío: oliva, linaza, ghee (mantequilla clarificada), coco, aguacate, aceites de nueces
Nueces y semillas Evitar el maní y el marañón (cajuíl). Consumir coco, semillas de chía, linaza, almendras, nueces de Brasil, nueces de nogal, castañas, avellanas, pecanas y preparados de nueces (quesos, mantequillas, leches)
Vegetales sin almidón Consumir todos: recuerda en especial el perejil, el ajo y el apio. Evita por un mes las solanáceas, como tomate, pimentón y berenjena
Vegetales de almidón Evitar todos, especialmente papa, yuca, plátano, arracacha, y otros con contenido alto de azúcares como la remolacha, el tomate y la zanahoria
Legumbres Consumir todas en pequeñas cantidades, después de remojarlas por 1 o 2 días
Frutas Evitar las de alto índice glicémico, en especial banano, mango, papaya y piña. Consumir todas las de bajo índice glicémico. Incrementar su consumo hasta que ellas sean una cuarta parte de la comida diaria.
Granos Evitar todas las fuentes de gluten: productos con trigo, cebada y centeno. Optar por la quinoa, mijo, amaranto, teff, avena, tapioca, arroz integral, maíz y sorgo
Hierbas y especias Evitar condimentos industriales (cubitos y aderezos). Consumir toda especia pura, fresca o seca
Bebidas Evitar el café, té negro y el alcohol.  Consume agua, tés herbales descafeinados, agua de seltzer, agua mineral, jugos diluidos en agua y jugos o zumos vegetales
Edulcorantes Evitar edulcorantes artificiales. Usar muy poco: stevia, xilitol, jarabe de arroz integral, sirope de arce, endulzante de frutas, melaza blackstrap
Miscelánea Consumir caldos, alimentos fermentados o cultivados, vinagres (todos menos vinagre blanco) y chocolate amargo. Una copa de vino tinto en ocasiones

Ejercicio

La actividad física es otro cambio importante en el estilo de vida para controlar la presión arterial alta. Hacer ejercicios aeróbicos y cardio durante 30 minutos con el objetivo de cinco veces por semana es una forma sencilla de agregar a una rutina cardíaca saludable . Estos ejercicios harán que la sangre bombee.

Con una buena alimentación y ejercicio viene un peso saludable. El control adecuado del peso ayuda a reducir el colesterol y la presión arterial alta. Otros riesgos causados ​​por el sobrepeso también disminuyen.

Otra forma de tratar la presión arterial alta es tratando de controlar y limitar el estrés . El estrés elevará la presión arterial. Pruebe diferentes métodos para aliviar el estrés , como el ejercicio, la meditación o la música.

¿Cuándo ver al médico?

Si aún, siguiendo el tratamiento brindado por tu médico, experimentas:

  • visión borrosa
  • dolores de cabeza
  • fatiga
  • náusea
  • confusión
  • dificultad para respirar
  • dolor en el pecho

Estos también pueden ser los síntomas de otra cosa o un efecto secundario de la medicación. En este caso, puede ser necesario recetar otro medicamento para reemplazar el que causa molestias.