Por: Dr. Ron Grisanti

La ansiedad la podemos describir cómo una respuesta natural de nuestro cuerpo al estrés. Es un sentimiento de miedo o aprensión sobre lo que está por venir: el primer día de clases, ir a una entrevista de trabajo o dar un discurso puede hacer que la mayoría de las personas nos sintamos temerosas y nerviosas. 

Es normal sentirse ansioso o preocupado en algunos momentos de la vida ya que todos experimentamos cierto nerviosismo y aprensión cuando nos enfrentamos a una situación estresante. 

Pero, cuando la ansiedad se vuelve excesiva o prolongada y comienza a interferir con nuestra capacidad para realizar las actividades diarias, es cuando podemos decir que hemos pasado de una preocupación espontánea a un trastorno de ansiedad.

Si nuestros sentimientos de ansiedad son extremos, duran más de seis meses e interfieren con nuestra vida, es posible que tengamos un trastorno de ansiedad.

Algunos signos y síntomas de ansiedad pueden variar en combinación o gravedad, incluyen:

  • Inquietud
  • Sensación de estar tenso o al borde
  • Sensación de un nudo en la garganta
  • Dificultad para concentrarse
  • fatiga
  • Irritabilidad
  • impaciente
  • Estar distraído fácilmente
  • Tensión muscular
  • Problemas para conciliar el sueño o quedarse dormido (insomnio)
  • Sudoración excesiva
  • falta de aliento
  • Dolor de estómago
  • Diarrea
  • Dolor de cabeza

La ansiedad puede hacernos sentir nerviosos frente a muchos o todos los aspectos de nuestra vida. Por ejemplo, podemos sentir una intensa preocupación por nuestra seguridad o la de nuestros seres queridos, o podemos sentir que algo malo está por suceder, incluso cuando no hay peligro inminente. 

Cuando nos sentimos ansiosos, el cuerpo comienza a liberar hormonas que nos preparan para reaccionar ante una amenaza. Esto se llama la <<respuesta de lucha o huida>> pero cuando la ansiedad se sale de control, esta respuesta puede ocurrir casi continuamente, incluso en momentos en que parecemos calmados.

¿Cómo puedo saber si sufro de ansiedad?

Algunas de las siguientes pruebas de laboratorio pueden proporcionar la información necesaria para el diagnóstico y el tratamiento. Además, las pruebas enumeradas también pueden dar una idea del metabolismo funcional y el estado funcional de los nutrientes en nuestro cuerpo.

Pruebas de estrés suprarrenal / cortisol / pruebas de neurotransmisores

La insuficiencia suprarrenal puede conducir a una serie de problemas, que incluyen una respuesta inmune debilitada, ansiedad y ataques de pánico. El desequilibrio en el eje hipotalámico-hipofisario-suprarrenal (HPA) está involucrado en los trastornos relacionados con la ansiedad. 

En este complejo, las anomalías funcionales suprarrenales son relativamente simples de identificar y abordar. Las mediciones de cortisol en plasma o salival se pueden usar como un marcador en la evaluación de los síndromes de estrés que pueden relacionarse con los trastornos de ansiedad. Algunos estudios han sugerido que la respuesta alterada de cortisol al estrés en los trastornos de pánico puede complicar una intervención exitosa en el estilo de vida.

Perfil tiroideo

Una elevación de los anticuerpos tiroideos se ha encontrado comúnmente en personas con trastorno de ansiedad. Se han observado correlaciones entre los valores de laboratorio de tiroides y la ansiedad. 

La evaluación de la producción de hormona tiroidea, la conversión de la hormona periférica, la respuesta de sensibilidad celular, la actividad de los anticuerpos de la hormona tiroidea puede proporcionar información crítica para la intervención con el objetivo de una función óptima.

Evaluación de la respuesta a la alergia y sensibilidad alimentaria

Las respuestas alérgicas a los alimentos, los químicos ambientales y otras sustancias pueden causar una variedad de respuestas que inducen o agravan la ansiedad. La detección puede ayudarnos a eliminar o minimizar la exposición a alérgenos no amigables.

Ácidos orgánicos

El análisis de ácidos orgánicos es un método útil para medir intermedios bioquímicos en orina. Estos intermedios pueden ofrecer información sobre las funciones clave de las enzimas y la competencia nutricional (aminoácidos, cofactores de nutrientes, minerales y ácidos grasos).

La elevación de vanilmandelato refleja las elevaciones de epinefrina y el homovanilado indica elevación de noradrenalina. Los altos niveles de estos neurotransmisores están asociados con la incapacidad fisiológica para controlar el estrés.

  • Nivel de melatonina
  • Descartar la deficiencia de progesterona o el dominio del estrógeno
  • Descartar la enfermedad de Lyme
  • Descartar micotoxinas (moho)

Descartar la piroluria

La piroluria es un marcador bioquímico conocido para los síntomas de ansiedad de por vida. Según un centro de tratamiento de alcoholismo, entre un tercio y la mitad de los alcohólicos tratados tienen este marcador. Los altos niveles de pirrol se unen sistemáticamente a B6 y zinc, evitando el uso de estos nutrientes en el cuerpo y el cerebro. El resultado es una miríada de síntomas, que incluyen tensión interna severa, ansiedad continua, control deficiente del estrés, miedo y, a veces, enojo episódico.

  • Descartar la toxicidad del mercurio

El mercurio es un metal pesado que una vez entra al cuerpo, debe sacarse activamente, es decir, se acumula en los tejidos. Estamos expuestos por razones de oficio (por ejemplo quienes trabajan en odontología) o por consumo de pescados como el atún, el mero y otros.  No sería raro encontrar altos niveles en muchas personas.

  • Aminoácidos

Las deficiencias o desequilibrios en los aminoácidos pueden indicar razones fundamentales para numerosos trastornos. El síndrome de malabsorción de aminoácidos o los patrones de aminoácidos desequilibrados reflejan procesos anormales de órganos y glandulares que tienen una influencia crítica en la función óptima. La fenilalanina y la tirosina son precursoras de las catecolaminas y afectan la capacidad de controlar el estrés en los trastornos de ansiedad.

Opciones de tratamiento

Enfoque médico convencional

El tratamiento con medicamentos recetados incluye agentes contra la ansiedad, como lorazepam (Ativan), alprazolam (Xanax) y buspirona (Buspar). Los antidepresivos, como la fluoxetina (Prozac), la paroxetina (Paxil) y la venlafaxina (Effexor), a menudo se recetan para tratar la ansiedad generalizada y los ataques de pánico. El debate actual sobre la efectividad y especialmente los peligros de adicción a estas substancias hacen necesario contemplar alternativas de tratamiento distintas a los fármacos.

Medicina nutricional

Magnesio

El magnesio nos proporciona beneficios cuando sufrimos de ansiedad. Los síntomas de la deficiencia de magnesio incluyen ansiedad, nerviosismo, insomnio, fatiga muscular y taquicardia. Los estudios clínicos han respaldado la teoría de que la ansiedad es uno de los síntomas que pueden ocurrir en personas con agotamiento de magnesio.

Vitamina B6

En un estudio de individuos que sufren ataques de ansiedad frecuentes, los pacientes recibieron vitamina B6 (125 mg, 3 veces al día) y triptófano (2 gramos al día). Este régimen permitió al 70% de los pacientes (9 de 13) liberarse de los ataques de ansiedad en tres semanas.

La vitamina B6 es necesaria para la conversión de triptófano a serotonina. Por lo tanto, una deficiencia de vitamina B6 puede provocar síntomas de ansiedad y depresión debido a la inhibición de la síntesis de serotonina.

Inositol

Los estudios clínicos han encontrado que el inositol puede ser una valiosa ayuda natural para los pacientes que sufren ataques de pánico y puede proporcionar un beneficio para la ansiedad que sufren. Bioquímicamente, el inositol es precursor del sistema fosfatidil-inositol y, como tal, debe considerarse por su impacto en los niveles elevados de cortisol.

Un estudio doble ciego controlado que compara el efecto del inositol contra la fluvoxamina en el trastorno de pánico. Veinte pacientes completaron 1 mes de inositol hasta 18 g / día y 1 mes de fluvoxamina (Luvox) hasta 150 mg / día. Las mejoras en la escala de calificación de Hamilton para las puntuaciones de ansiedad fueron similares para ambos tratamientos. En el primer mes, el inositol redujo la cantidad de ataques de pánico por semana en 4.0 en comparación con una reducción de 2.4 (2) con fluvoxamina.

5-hidroxitriptófano (5-HTP)

Según estudios, cuando existen niveles bajos de triptófano se encuentran niveles bajos de serotonina, lo que puede causar ansiedad. El triptófano y el 5-hidroxitriptófano (5-HTP) son los precursores de la serotonina. El triptófano es un aminoácido esencial que el cuerpo no puede fabricar. El triptófano se convierte en 5-HTP, que a su vez se convierte en serotonina.

Existe amplia evidencia de que el agotamiento o falta de triptófano causa una síntesis reducida de serotonina, lo que puede provocar ansiedad y otros trastornos del estado de ánimo.

Nota: Los pacientes que toman medicamentos contra la ansiedad u otros antidepresivos no deben tomar triptófano o 5-HTP sin la supervisión de un profesional de la salud, ya que puede aumentar los efectos de otros antidepresivos.

Tirosina

La tirosina es el precursor de los neurotransmisores dopamina, norepinefrina y epinefrina, que influyen y regulan los estados mentales y emocionales. En un estudio clínico, los niveles reducidos de tirosina cerebral causaron una reducción en la síntesis de catecolaminas. Esto causó disminución de la calma, aumento de la tensión y la ira. Los autores de este estudio afirman que la desregulación catecolaminérgica cerebral está involucrada en estados de ansiedad patológica.

Serina fosforilada

Debe considerarse con niveles elevados de cortisol

Medicina herbal

Varias plantas, conocidas como nervinas (tónicos nerviosos), se usan en la medicina herbal tradicional para personas con ansiedad y con pocos informes de toxicidad. La mayoría de las nervinas no se han investigado rigurosamente por medios científicos para confirmar su eficacia. Sin embargo, un estudio encontró que una combinación de las nervinas valeriana y la flor de la pasión reduce los síntomas en las personas que sufren de ansiedad.

En un estudio doble ciego, 45 gotas por día de un extracto de pasiflora tomado durante cuatro semanas fue tan efectivo como 30 mg por día de oxazepam (Serax), un medicamento utilizado para la ansiedad.

Pasionaria (pasiflora)

Se ha encontrado que la pasiflora tiene propiedades sedantes, hipnóticas y antiespasmódicas. Es efectiva cuando se usa en combinación con otras hierbas sedantes y ansiolíticas como la valeriana.

Valeriana

La valeriana se ha utilizado durante mucho tiempo como agente para calmar el sistema nervioso en respuesta al estrés. Se ha informado que la valeriana ayuda a mejorar la calidad del sueño.

Dieta y estilo de vida

  • Deben evitarse todas las fuentes de cafeína, incluidos el café, el té, el chocolate, los refrescos con cafeína y los medicamentos que contienen cafeína.
  • Evita el azúcar y los carbohidratos refinados.

Estos consejos pueden ayudarnos a reducir la ansiedad:

  • Tomar acción. Determina lo que te pone ansioso y enfréntalo. Por ejemplo, si te preocupan las finanzas, elabora un presupuesto y sé consiente de lo que tienes, puedes gastar y puedes guardar.
  • Déjalo ir. No te detengas en preocupaciones pasadas. Cambia lo que puedas y deja que el resto siga su curso.
  • Rompe el ciclo. Cuando te sientas ansioso, camina a paso ligero o profundiza en un pasatiempo para reenfocarte.
  • Cuídate. Descansa lo suficiente, come una dieta equilibrada, hez ejercicio y toma un buen tiempo para relajarte.
  • Habla con alguien. Comparte tus problemas con un amigo o consejero profesional que pueda ayudarte a ganar perspectiva.

 

Nota adicional:

Una variedad de condiciones puede contribuir a la ansiedad. Considera una evaluación por toxicidad de metales pesados o disbiosis, y tratamientos con DHEA y cortisol como pasos iniciales. El nutriente clave a considerar es el magnesio.


Algunas referencias científicas que apoyan esta recomendación:
Stones A, Groome D, et al. The effect of stress on salivary cortisol in panic disorder patients. J Affect Disord. Jan1999;52(1-3):197-201.
Bandelow B, Wedekind D, Pauls J, Broocks A, Hajak G, Ruther E. Salivary cortisol in panic attacks. Am J Psychiatry. 2000 Mar;157(3):454-6.
Khalfa S, Bella SD, Roy M, Peretz I, Lupien SJ. Effects of relaxing music on salivary cortisol level after psychological stress. Ann N Y Acad Sci. 2003 Nov; 999:374-6.
Vedhara K, Miles J, Bennett P, Plummer S, Tallon D, Brooks E, Gale L, Munnoch K, Schreiber-Kounine C, Fowler C, Lightman S, Sammon A, Rayter Z, Farndon J. An investigation into the relationship between salivary cortisol, stress, anxiety and depression. Biol Psychol. 2003 Feb;62(2):89-96.
Canaris GJ, Manowitz NR, Mayor G, Ridgway EC. The Colorado thyroid disease prevalence study. Arch Intern Med. Feb2000;160(4):526-34.
Balada F, Torrubia R, Arque JM. Thyroid hormone correlates of sensation seeking and anxiety in healthy human females. Neuropsychobiology. 1992;25(4):208-13. ISSN:0302-282X.
McCann UD, Thorne D, Hall M, et al. The effects of L-dihydroxyphenylalanine on alertness and mood in alpha-methyl-para-tyrosine-treated healthy humans. Further evidence for the role of catecholamines in arousal and anxiety. Neuropsychopharmacology. Aug1995;13(1):41-52.
Goddard AW, Charney DS. Toward an integrated neurobiology of panic disorder. J Clin Psychiatry 1997;58(suppl):4-11.
Seelig MS, et al. Latent tetany and anxiety, marginal magnesium deficit, and normocalcemia. Dis Nerv Syst. Aug1975;36(8):461-5.
Seelig MS. Consequences of magnesium deficiency on the enhancement of stress reactions; preventive and therapeutic implications (a review). J Am Coll Nutr. 1994 Oct;13(5):429-46.
Bockova E, et al. Potentiation of the effects of anxiolytics with magnesium salts. Cesk Psychiatr. Aug1992;88(3-4):141-4.
Benjamin J, Levine J, Fux M, Aviv A, Levy D, Belmaker RH. Double-blind, placebo-controlled, crossover trial of inositol treatment for panic disorder. Am J Psychiatry. 1995 Jul;152(7):1084-6.
Palatnik A, Frolov K, Fux M, Benjamin J. Double-blind, controlled, crossover trial of inositol versus fluvoxamine for the treatment of panic disorder. J Clin Psychopharmacol. 2001 Jun;21(3):335-9.
Hartvig P, et al. Pyridoxine effect on synthesis rate of serotonin in the monkey brain measured with positron emission tomography. J Neural Transm Gen Sect. 1995;102(2):91-7.
Hoes MJ, et al. Hyperventilation syndrome, treatment with L-tryptophan and pyridoxine: Predictive value of xanthurenic acid excretion. J Orthomol Psychiatry. 1981;10(10):7-15.
Birdsall TC. 5-Hydroxytryptophan: a clinically-effective serotonin precursor. Altern Med Rev. Aug1998;3(4):271-80.
Klaassen T, et al. Effects on mood of acute phenylalanine/tyrosine depletion in healthy women. Neuropsychopharmacology. Jan2000;22(1):52-63.
De Souza MC, Walker AF, Robinson PA, Bolland K. A synergistic effect of a daily supplement for 1 month of 200 mg magnesium plus 50 mg vitamin B6 for the relief of anxiety-related premenstrual symptoms: a randomized, double-blind, crossover study. J Womens Health Gend Based Med. 2000 Mar;9(2):131-9.
Miller HE, et al. Effect of acute tryptophan depletion on CO2-induced anxiety in patients with panic disorder and normal volunteers. Br J Psychiatry. Feb 2000;176:182-8.
Bell C, Forshall S, Adrover M, Nash J, Hood S, Argyropoulos S, Rich A, Nutt DJ. Does 5-HT restrain panic? A tryptophan depletion study in panic disorder patients recovered on paroxetine. J Psychopharmacol. 2002 Mar;16(1):5-14.
Klaassen T, Klumperbeek J, Deutz NE, van Praag HM, Griez E. Effects of tryptophan depletion on anxiety and on panic provoked by carbon dioxide challenge. Psychiatry Res. 1998 Feb 27;77(3):167-74.
Monteiro-Dos-Santos PC, et al. Effects of tryptophan depletion on anxiety induced by simulated public speaking. Braz J Med Biol Res. May2000;33(5):581-7.
Wolfman C, et al. Possible Anxiolytic Effects of Chrysin, A Central Benzodiazepine Receptor Ligand Isolated from Passiflora coerulea. Pharmacol Biochem Behav. Jan1994;47(1):1-4.
Diego MA, Jones NA, Field T. Aromatherapy positively affects mood, EEG patterns of alertness and math computations. Int J Neurosci. Dec1998;96(3-4):217-24.
Brown D. Valerian root: Non-addictive alternative for insomnia and anxiety. Quart Rev Nat Med. 1994;Fall:2214 [review].
Akhondzadeh S, Naghavi HR, Vazirian M, et al. Passionflower in the treatment of generalized anxiety: a pilot double-blind randomized controlled trial with oxazepam. J Clin Pharm Ther. 2001;26:3637.
Shapiro CM. Acupuncture increases nocturnal melatonin secretion and reduces insomnia and anxiety: a preliminary report. J Neuropsychiatry Clin Neurosci. 2004 Winter;16(1):19-28.