La presión arterial es la fuerza que hace la sangre sobre las paredes de las arterias. Es a través de ella que se garantiza el flujo apropiado de la sangre desde el corazón hasta los órganos y tejidos del cuerpo.

¿Cuándo es normal?

La medida ideal es 120/80 mmHG.

El primer número mide la fuerza con la que se contraen los ventrículos el corazón (SÍSTOLE) y el segundo, la tensión de la sangre sobre la pared de la arteria cuando los ventrículos del corazón se relajan (DIÁSTOLE).

De acuerdo con lo anterior, la hipertensión o tensión arterial alta, es el resultado de un aumento en estas cifras (> 140/90), que indica que la fuerza de la sangre sobre las arterias ha aumentado y que se mantiene así. Es una enfermedad crónica de los vasos sanguíneos y a la vez, un factor de riesgo para otras enfermedades. Por lo tanto, si al tomar tu tensión arterial se presentan cifras contantes de 140/90 o más, debe evaluarte un médico.

¿Cuándo medir la presión?

  • Para los mayores de 18 años al menos una vez cada 6 meses.
  • Si la presión muestra cifras anormales, una vez a la semana.
  • A los niños se les debe medir la presión a partir de los 3 años para prevenir la prehipertensión y seguirlo haciendo al menos cada año.

¿Cuáles son los síntomas?

Habitualmente, la hipertensión no genera síntomas, esto quiere decir que, si tu tensión está alta, no vas a sentir nada extraño o diferente en tu cuerpo. Es una enfermedad silenciosa pero que puede causar mucho daño en tu organismo. Así que la única manera efectiva de saber si tu presión está alta, es midiéndola con un tensiómetro.

Las categorías dependiendo de la presión arterial individual:

Categoría Sistólica (número superior) Diastólica (número inferior)
Normal Menos de 120            y Menos de 80
Elevada 120-129            y Menos de 80
Hipertensión – etapa 1 130-139            o 80-89
Hipertensión – etapa 2 140 o superior            o 90 o superior
Crisis hipertensiva 180 o superior           y/o 120 o superior

Hay un número no identificado de personas que ya son hipertensas y que requieren ser medicadas para el manejo y control de la hipertensión arterial. La adherencia al tratamiento es fundamental.

El éxito del tratamiento médico está estrechamente ligado con cambios en los estilos de vida.

 


Un contenido del Programa Corazones Responsables de la Fundación Colombiana del Corazón.