Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos han publicado algunas “estrategias de mitigación comunitaria” para limitar la propagación de COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus, que incluyen recomendaciones para el “distanciamiento social”, como un esfuerzo consciente para reducir el contacto cercano entre las personas y, con suerte, obstaculizar la transmisión del virus en la comunidad.

¿Cómo es exactamente el “distanciamiento social”?

Las directrices de los CDC reconocen factores como el tamaño de una comunidad, su densidad de población, su acceso a la atención médica y las advertencias de que las medidas de distanciamiento social pueden “ampliarse o disminuirse dependiendo de la situación local en evolución”.

¡Sí! Debemos aumentar el distanciamiento social, pero, estar cerca de las personas es lo que hace que la vida sea un placer, así expresa Carolyn Cannuscio, directora de investigación en el Centro para iniciativas de salud pública en la Universidad de Pennsylvania.

Esta guía está dirigida a aquellos que no presentan síntomas y no forman parte de un grupo de riesgo, con un apéndice al final para aquellos en cuarentena. Si no tienes síntomas pero tienes más de 60 años; tienes asma, enfermedad cardíaca o diabetes; o estás en riesgo, los expertos recomiendan un distanciamiento social y seguimiento.

No necesariamente debes encerrarte en tu hogar durante el próximo mes, pero si necesitas alterar drásticamente tu cotidianidad y cerrar el círculo de contactos de manera extrema.

¿Qué pautas seguir?

  • Evitar reunirse en lugares públicos. Las personas deben estar en casa tanto como sea posible. Las medidas que han funcionado para controlar la transmisión o al menos para doblar la curva, en China y Corea del Sur, han sido medidas extremas para aumentar el distanciamiento social.
  • Las recomendaciones de los CDC son mantenerse a 2 a 3 metros de distancia de otras personas. En pocas palabras, no hay una indicación absoluta de no salir al mercado o restaurantes, pero al practicar una buena salud pública, que es una responsabilidad para todos en el país, realmente se debe considerar el contacto menos posible con otros individuos.
  • En caso de querer hacer reuniones pequeñas, probablemente estén bien siempre y cuando nadie tenga síntomas, sean menores de 60 años y nadie tenga síntomas o enfermedades respiratorias.
  • Posponer todos los eventos es ciertamente productivo. Hoy, hasta una boda se puede posponer, al igual que eventos, congresos, reuniones y juntas. Implementar en lo posible medidas digitales y teletrabajo. Hay que tener mucho cuidado con las exposiciones y practicar el distanciamiento social de las personas mayores.
  • Una de las mejores maneras en que podemos mostrar amor a las personas que nos importan es dar un paso atrás y mantenerse alejado. Se necesita hablar sobre estas normas sociales que dictan que debemos ser educados y hablar de ellos con los equipos de trabajo, los familiares y amigos.
  • Limitar las visitas a las personas que se encuentren en centros de asistencia y hogares de ancianos. Mejor configurar los mecanismos digitales para “visitarlas virtualmente”, sin ponerlos en riesgo.
  • ¿Y el corte de cabello? Eso puede esperar. Cuando esté claro que hemos vencido a este enemigo público (COVID-19), podremos volver al salón de belleza.
  • En caso de tener gripa o resfriado, trata de mantener cierta distancia con todos y usar tapabocas. No deberías tener visitas.
  • Caminar cerca de tu hogar.  Hay momentos del día que desearás salir a “tomar aire”. Mejor aprovecha los espacios públicos donde no hay mucho tránsito de personas o que no sea hora pico. La idea es que no debes entrar en contacto con otras personas. Necesitas ser estricto al respecto.

Mensaje del editor:

Aprovecha este tiempo. Hay muchas actividades que puedes hacer en casa.

Comenzando por las actividades que en muchos casos has aplazado por las distintas obligaciones. Comenzando por el aseo, el lavado de la ropa y organizar la casa. Tómalo como una terapia; es tu lugar, tu espacio y debes cuidarlo.

Una buen hábito que puedes aplicar durante este tiempo en casa es preparar tus propios alimentos. Mira las múltiples recetas que puedes hacer con lo que tienes en la despensa y en la nevera. Una sopa, un salteado de verduras con pescado o carne, una ensalada, o un suculento plato que te guste mucho. Cocinar es un hábito hermoso, te conecta contigo, con la naturaleza y con lo que te da energía y fuerza cada día.

Llama a tus amigos y familiares, ahora más que nunca entre todos necesitamos estar atentos a lo que le sucede con nuestros seres queridos. Lee un libro y conéctate con nuevas historias. Aprovecha este tiempo para ti también.

Una serie o película es buena solución para evitar tanto contacto con el celular o computador; Un libro, insustituíble, en lugar de ver noticias que pueden alterar tu estado de ánimo. Sí, hay una alerta de salud pública, pero no puedes hacer nada más que seguir las recomendaciones por las autoridades sanitarias.

¡Descansa! ¿Hace cuánto querías dormir hasta tarde o hacer una siesta?

No olvides seguir con tu vida y con tus obligaciones laborales.

 

Adaptado de Kaytlin Tiffany, The Atlantic. 12 de marzo de 2020

Fentes y referencias:

Glass, R. J., Glass, L. M., Beyeler, W. E., & Min, H. J. (2006). Targeted social distancing design for pandemic influenza. Emerging infectious diseases, 12(11), 1671–1681. https://doi.org/10.3201/eid1211.060255

Maharaj, S., & Kleczkowski, A. (2012). Controlling epidemic spread by social distancing: do it well or not at all. BMC public health, 12, 679. https://doi.org/10.1186/1471-2458-12-679 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3563464/

Evidence compendium and advice on social distancing and other related measures for response to an influenza pandemic. PMID: 24630149 DOI: 10.1016/j.prrv.2014.01.003 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24630149

Leung, K. Y., Ball, F., Sirl, D., & Britton, T. (2018). Individual preventive social distancing during an epidemic may have negative population-level outcomes. Journal of the Royal Society, Interface, 15(145), 20180296. https://doi.org/10.1098/rsif.2018.0296