Hace un siglo, el médico japonés Hakaru Hashimoto descubrió que la inflamación provocada por anticuerpos causaba mal funcionamiento de la glándula tiroides y síntomas de hipotiroidismo, esto se observaba en personas con síntomas como fatiga, estreñimiento, piel seca o aumento de peso, y en muchos casos, incluso sin síntoma alguno.

Una de cada cinco personas tiene hipotiroidismo, aunque sólo la mitad de ellas lo saben. Y para el 97% de ellas, la causa es la tiroiditis de Hashimoto.

Alessio Fasano, médico italiano, gastroenterólogo e investigador pediátrico, describe tres condiciones necesarias para que se cause o se mantenga esta tiroiditis de Hashimoto.

  1. Una predisposición genética
  2. Unos disparadores que “enciendan” los genes
  3. Una permeabilidad intestinal alta (“un intestino poroso”)

Según el Dr. Fasano, si se puede eliminar al menos uno de los factores desencadenantes de nuestra disfunción tiroidea, nos podemos curar. Los desencadenantes más comunes de la tiroides de Hashimoto son:

  • Sensibilidad a los alimentos (el gluten y los lácteos son los principales culpables)
  • Infecciones crónicas
  • Estrés (baja resistencia al estrés)
  • Toxinas ambientales
  • Disfunción del hígado
  • Permeabilidad intestinal alterada

Pero también existen otros desencadenantes frecuentes: los medicamentos, ya que algunos destruyen las células de la glándula tiroides, afectan la producción natural de las hormonas, afectan los procesos inmunes de la glándula tiroidea, pueden contener rellenos de lactosa o gluten u otras substancias que desencadenan la tiroiditis o causan toxicidad.

Miremos cada uno de ellos:

Litio

Las formas carbonato y citrato de litio se usan como tratamiento en trastornos bipolares y depresión y además se encuentran en el agua potable. Este mineral termina acumulándose en el tiroides. Inhibe la síntesis de hormonas tiroideas y también causa autoinmunidad y destrucción de células de la glándula. Hasta la mitad de las personas que toman litio presentan hipotiroidismo sintomático o subclínico. (1-5)

Amioradona

Un antiarrítmico que se usa en pacientes cardíacos, es rico en yodo y se acumula en la tiroides, porque aporta yodo 50 a 100 veces de la ingesta diaria óptima. El 3% de las personas que la consumen, desarrollan hipertiroidismo, mientras que del 6 al 24% desarrollan hipotiroidismo. (6-13)

Flúor

Este mineral es típicamente usado para tratar el agua, como ingrediente en dentríficos, usado en programas de salud oral obligatorios y también se encuentra en bebidas embotelladas y como relleno en cápsulas, comprimidos y tabletas de muchos medicamentos comunes (lipitor, celebrex, cipro, diflucan, prevacid, prozac y muchos más)

Hasta en los años 50 se usó para tratar el hipertiroidismo, pues suprime la glándula tiroides en dosis de 1 a 4 mg diarios. Pero se usa para tratar el agua de los acueductos y quienes la toman sin filtrar terminan consumiendo entre 1,6 y 6 mg diarios: no es extraño que se reporten tasas más altas de hipotiroidismo en poblaciones con agua potable que contiene flúor.

Además, inhibe la producción de la hormona TSH y puede causar inflamación y muerte de las células de la tiroides.

Para eliminar el flúor del agua que consumimos, es adecuado instalar un filtro de ósmosis reversa (o de carbón activado), también sugerimos buscar cremas dentales sin flúor. También recomendamos tomar el aminoácido Taurina o el GABA, dos suplementos que ayudan a eliminar flúor del organismo. (14-18)

Estrógenos orales

Se usan como anticonceptivos y en terapia de reemplazo hormonal en mujeres con menopausia. Aumentan la globulina fijadora de tiroxina (o TBG), que se encarga de transportar la hormona T4. Esto hace que haya menos T4 libre circulando y disponible, por lo cual se eleva la TSH.

Los estrógenos también reducen el selenio, el zinc y la tirosina, tres de los ingredientes de una buena función tiroidea… y por si fuera poco, muchos contienen lactosa.

Inhibidores de la bomba de protones

Los inhibidores están entre los fármacos más usados en el mundo: incluyen omeprazol, lanzoprazol, esomeprazol y el resto de esta familia.

Reducen la absorción de levotiroxina, razón por la cual se recomienda tomarlos con horas de diferencia (o tomar la hormona con el zumo de 1 limón o con 1 cucharadita de vinagre de sidra de manzana, disueltos en agua). Pero la mejor recomendación es resolver la falta de ácido clorhídrico (y la mucosa del estómago lastimada) que ocasionan la gastritis y el reflujo, usando Betaína HCl y Pepsina, dos suplementos que ayudan a resolver este problema gastrointestinal. (19-23)

Interferón

Este grupo de fármacos se usa para tratar cánceres, infecciones virales (como la Hepatitis C) y otras enfermedades. Las personas que usan con frecuencia Interferón alfa A terminan con hiper e hipotiroidismo, afortunadamente transitorios. (24-28)

Accutane

Este derivado de la vitamina A, llamado isotretinoína, aumenta la TSH y podría estar involucrado en el desarrollo de la enfermedad autoinmune. (29-31)

Yodo

Si bien la deficiencia de yodo es la causa de hipotiroidismo en muchas parte del mundo (y ciertamente era la causa del bocio en el pasado, el exceso de yodo causa tiroiditis por daño a las células en algunas personas que tienen predisposición genética a la enfermedad autoinmune o con deficiencia de selenio (otro mineral). (32, 33)

Botox

Esta toxina es una bacteria mortal, el Clostridium botulinum, se usa popularmente como corrector de arrugas. Pues es una de las causas de la autoinmunidad. (34, 35)

Otros más que causan alteraciones de la tiroides

Para mencionar sólo los de uso más frecuente, la prednisona (que suprime la producción de TSH), algunos antidepresivos (que actúan sobre la dopamina), barbitúricos, fenitoína, cabamazepina y rifampicina (que aumentan la eliminación hepática de las hormonas tiroideas, colestiramina y otros que se usan para bajar el colesterol (y que bajan la absorción de las hormonas) y muchos más. (4, 20, 21)

 

Referencias:

  1. Harari F, Bottai M, Casimiro E, et al. Exposición al litio y cesio a través del agua potable y la función tiroidea durante el embarazo: un estudio prospectivo de cohortes. Thyroid. 2015; 25 (11): 1199-208. doi: 10.1089 / thy.2015.0280
  2. Kraszewska A, Abramowicz M, Chłopocka-Woźniak M, et al. El efecto del litio en la función tiroidea en pacientes con trastorno bipolar. Psychiatr Pol. 2014; 48 (3): 417-28.
  3. Kibirige D, Luzinda K, Ssekitoleko R. Espectro de anomalías tiroideas inducidas por litio: una perspectiva actual. Thyroid Research. 2013; 6: 3. doi.org/10.1186/1756-6614-6-3.
  4. Dong B. Cómo los medicamentos afectan la función tiroidea. West J Med. 2000; 172 (2): 102-106.
  5. Armitai M, Zivony A, Kronenberg S, et al. Efectos a corto plazo del litio sobre los recuentos de glóbulos blancos y sobre los niveles de hormona estimulante del tiroides sérica y creatinina en pacientes adolescentes hospitalizados: un estudio naturalista retrospectivo. J Child Adolesc Psychopharmacol. 2014; 24 (9): 494-500. doi: 10.1089 / cap.2013.0046
  6. Wolkove N, Baltzan M. Amiodarona toxicidad pulmonar. Can Respir J. 2009; 16 (2): 43-48.
  7. Piga M, Serra A, Boj F, y col. Tirotoxicosis inducida por amiodarona. Una revisión. Minerva Endocrinol. 2008; 33 (3): 213-28.
  8. Tsang W, Houlden R. Tirotoxicosis inducida por amiodarona: una revisión. Can J Cardiol. 2009; 25 (7): 421 – 424.
  9. Narayana S, Woods D, Boos C. Manejo de los problemas tiroideos relacionados con la amiodarona. Ther Adv Endocrinol Metab. 2011; 2 (3): 115-126.doi: 10.1177 / 2042018811398516.
  10. Shah S, Shah M. ¿Es la dronedarona realmente más segura que la amiodarona? Indian J Pharmacol. 2012; 44 (6): 805 – 806. doi: 10.4103 / 0253-7613.103308.
  11. Estadísticas de fluoración del agua de 2014. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Disponible en https://www.cdc.gov/fluoridation/statistics/2014stats.htm . Publicado en 2014. Actualizado el 19 de agosto de 2016.
  12. Peckham S, Lowery D, Spencer S. ¿Los niveles de flúor en el agua potable están asociados con la prevalencia de hipotiroidismo en Inglaterra? Un gran estudio de observación de los datos de práctica de GP y los niveles de fluoruro en el agua potable. J Epidemiol Community Health2015; 69 : 619-624. http://dx.doi.org/10.1136/jech-2014-204971 .
  13. Singh N, Verma KG, Verma P, Sidhu GK, Sachdeva S. Un estudio comparativo de los niveles de ingesta de flúor, alteraciones del nivel sérico de hormona tiroidea y TSH, el estado de fluorosis dental en escolares de áreas de fluorosis endémica y no endémica. SpringerPlus. 2014; 3: 7. doi: 10.1186 / 2193-1801-3-7.
  14. La lista completa de los medicamentos que contienen flúor puede consultarse en sitios como este: https://slweb.org/ftrcfluorinatedpharm.html
  15. Adedara I, Ojuade T, Olabiyi B], y col. La taurina mejora el daño oxidativo renal y la disfunción tiroidea en ratas expuestas crónicamente a flúor. Biol Trace Elem Res. 2017; 175 (2): 388-395. doi: 10.1007 / s12011-016-0784-2.
  16. IMS Health Reports Las ventas de medicamentos con receta en EE. UU. crecieron un 3.8 por ciento en 2007, a $ 286.5 mil millones. BusinessWire. https://www.businesswire.com/news/home/20080312005158/en/IMS-Health-Reports-US-Prescription-Sales-Grew. Publicado el 12 de marzo de 2008.
  17. Moyer M. Heartburn Meds Alter the Gut. Scientific American. https://www.scientificamerican.com/article/heartburn-meds-alter-the-gut/. Publicado el 1 de mayo de 2016.
  18. Irving S, Vadiveloo T, Leese G. Fármacos que interactúan con la levotiroxina: un estudio observacional de Epidemiología tiroidea, Estudio de auditoría e investigación (TEARS). Clin Endocrinol (Oxford). 2015; 82 (1): 136-141.
  19. Liwanpo L, Hershman J. Condiciones y drogas que interfieren con la absorción de tiroxina. Best Pract Res Clin Endocrinol Metab. 2009; 23 (6): 781-792.
  20. Sachmechi I, Reich D, Aninyei M, y col. Efecto de los inhibidores de la bomba de protones en el nivel sérico de la hormona estimulante de la tiroides en pacientes eutiroideos tratados con levotiroxina para el hipotiroidismo. Endocr Pract. 2007; 13 (4): 345-9.
  21. Friedman RM. Usos clínicos de los interferones British Journal of Clinical Pharmacology. 2008; 65 (2): 158-162. doi: 10.1111 / j.1365-2125.2007.03055.x.
  22. Tomer Y, Blackard JT, Akeno N. Tratamiento alfa de interferón y disfunción tiroidea. Clínicas de endocrinología y metabolismo de América del Norte. 2007; 36 (4): 1051 – 1066. doi: 10.1016 / j.ecl.2007.07.001.
  23. Kesavachandran C, Haamann F, Nienhaus A. Frecuencia de la disfunción tiroidea durante el tratamiento con interferón alfa del tratamiento único y combinado en pacientes infectados por el virus de la hepatitis C: un análisis basado en la revisión sistemática. PLOS. 2013. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0055364 .
  24. Uvar B, Solak A, Saklamaz A, et al. efectos de la isotretinoína en la glándula tiroides y las pruebas de función tiroidea en pacientes con acné: un estudio preliminar. Indian J Dermatol Venereol Leprol. 2016 de septiembre a octubre; 82 (5): 587-8. doi: 10.4103 / 0378-6323.182794.
  25. Yildirim N, Dogan S, Atakan N. Evaluación de las pruebas de función tiroidea de pacientes con acné vulgaris tratados con isotretinoína sistémica. J Dematolog Treat. 2017 Mar; 28 (2): 141-144. doi: 10.1080 / 09546634.2016.1214232.
  26. Nugroho J, Schweiger B. Isotretinoína como posible desencadenante ambiental de la autoinmunidad en pacientes con susceptibilidad genética. Informes de casos en pediatría. 2017; 2017: 4207656. doi: 10.1155 / 2017/4207656.
  27. Contempre B, Dumont J, Ngo B, y col. Efecto de la suplementación de selenio en sujetos hipotiroideos de un área con deficiencia de yodo y selenio: el posible peligro de suplementación indiscriminada de sujetos con deficiencia de yodo con selenio. J Clin Endocrinol Metab. 1991; 73 (1): 213 – 215. doi: 10.1210 / jcem-73-1-213.
  28. Véase una descripción de este tema en https://thyroidpharmacist.com/articles/iodine-hashimotos/
  29. Yiannakopoulou E. Eventos adversos graves y a largo plazo asociados con el uso terapéutico y cosmético de la toxina botulínica. Pharmacology. 2015; 95: 65-69
  30. Gregoric E, Gregoric J, Guarneri F, et al. Las inyecciones de neurotoxina A de Clostridium botulinum pueden causar complicaciones tiroideas en personas predispuestas basadas en el mimetismo molecular con autoantígenos tiroideos. Endocrine. 2011 Feb; 39 (1): 41-7. doi: 10.1007 / s12020-010-9410-9.