Hoy queremos hacerle un homenaje a la vida, porque en definitiva: realmente es todo lo que tenemos. Por eso compartimos algunos pensamientos y reflexiones frente a la vida, frente a las circunstancias, frente a las realidades o frente a las personas.

Recuerda que el modo en que piensas influye en cómo te sientes. Si aprendes a entrenar tu cerebro para pensar positivamente prolongas la vida y la haces más plena y feliz.

Que extrañas somos las personas, ¿no creen?

Peleamos con los vivos y regalamos ramos de flores a los muertos. Pero deberíamos obsequiar flores a los vivos. Y más que eso… ¿qué tal mejor regalar una planta a alguien que queremos mucho? Una flor puede dañarse fácilmente, pero una planta puede durar años.

Hablemos con los vivos, hoy, ya y ahora

Duramos años sin hablar con un vivo, pero cuando muere le hacemos un homenaje. Debemos estar presentes cuando estamos vivos.

Visitemos a los vivos, hoy, ya y ahora

No tenemos tiempo para visitar al familiar que está vivo, pero duramos un día en un velorio. Volvamos a construir y mejorar las relaciones familiares.

Abracemos a los vivos

Abracemos a los vivos, digámosles lo importantes que son para nosotros y abracémoslos, para no tener que lamentarnos, llorar y pedirles perdón a los muertos.

Por una vida en equilibrio

Hay quienes gastan la salud para ganar dinero y después gastan el dinero para recuperar la salud. Pero existen aquellos que se cuidan y crean un equilibrio en sus vidas.

Sal y vive ahora

Acepta que la vida se acaba, y para aprovecharla de la mejor manera necesitas cuidar tu salud. Lo más valioso que tienes es la vida.

No dejes nada para después

 “Después te llamo, “después lo digo”, “después cambio”. Después el café se enfría, las prioridades cambian, el encanto se pierde y la mañana se convierte en noche.

Aprovecha el hoy y vive las experiencias

Aprende a estar aquí y ahora, porque después los hijos crecen, la gente envejece, el día se hace noche y la vida termina. Esperando el después se pierden las mejores experiencias de la vida.

Porque la vida puede cambiar…

Disfruta de la vida con lo que tienes, porque la vida puede cambiar; por eso, perdona y ama con todo el corazón.


Un contenido del programa Corazones Responsables de la Fundación Colombiana del Corazón.