Además de todas las funestas consecuencias de fumar, el tabaco produce una pérdida del gusto y genera un cambio en la estructura de las papilas fungiformes de la lengua, que es donde se encuentran las papilas gustativas.

Las papilas gustativas son las responsables de transmitir la sensación de dulce, amargo, salado y ácido. Tenemos un promedio de 10 mil que se van regenerando cada dos semanas

Las sustancias tóxicas del tabaco atrofian ese proceso. Cuando fumas disminuyes hasta en un 20% la identificación correcta de los sabores y las sustancias tóxicas del cigarrillo pueden impedir la regeneración correcta de las papilas gustativas.

Pero fumar no sólo puede afectar al sentido del gusto, sino que también a quienes ya han dejado de fumar, generando consigo pérdida del apetito. Si no fuera porque la ansiedad del fumador se vuelca en la comida, se perdería peso al dejar el cigarrillo. Es importante que si fumas comiences a usar especias, hierbas y condimentos naturales para evitar el consumo excesivo de sal y de caldos concentrados y para favorecer el sentido del gusto.

 


Un contenido del Programa Corazones Responsables de la Fundación Colombiana del Corazón.