Frenar el crecimiento

Los productos que no lo son contienen contaminantes y compuestos tóxicos o cancerígenos. Suena un poco fuerte, pero es la realidad en el mundo en que vivimos. Las frutas y las verduras orgánicas siempre son una muy buena opción para consumir.

Si no encuentras verduras y frutas orgánicas, compra de las más limpias como: piña, papaya, mango, melón, aguacate, maíz, berenjena, espárragos, col, repollo, cebollas y coliflor. Evita la fresa, la pera, la espinaca y el pimentón. En últimas, pela las frutas y verduras para reducir los tóxicos que están acumulados en la piel. Las frutas y verduras orgánicas en general están cultivadas sin productos químicos, y pueden además tener mejor contenido de nutrientes.


Algunas referencias científicas que apoyan esta recomendación:
Ayona Chatterjee, Graham Horgan, and Chris Theobald. (2008). Exposure Assessment for Pesticide Intake from Multiple Food Products: A Bayesian Latent-Variable Approach. ., de Society for Risk Analysis Sitio web: DOI: 10.1111/j.1539-6924.2008.01124.x https://www.researchgate.net/publication/23274254_Exposure_Assessment_for_Pesticide_Intake_from_Multiple_Food_Products_A_Bayesian_Latent-Variable_Approach